La Federación de Empresarios de La Palma (FEDEPALMA), ha remitido un escrito a los 14 municipios de la isla de La Palma, para que tomen medidas urgentes para paliar los efectos de la Pandemia COVID 19 en las Pymes y autónomos recluidos en sus casas. Esta carta se alinea con la estrategia que desde la Confederación Española de Cascos Históricos (COCAHI) se ha llevado a cabo a nivel nacional de pedir esta colaboración a todos los ayuntamientos de España.

Desde la Federación de Empresarios de La Palma (FEDEPALMA) solicitan a los Ayuntamientos de La Palma que, para evitar el drama social que estamos viviendo hay que salvar cuanto antes la delicada situación económica por la que están atravesando particulares, autónomos y PYMES.

Ahora mismo el futuro que estamos previendo, dada la situación de los últimos meses, es de un desastre económico difícil de superar, y que va a condenar a muchos pequeños negocios y autónomos al cese definitivo de sus actividades si desde las administraciones públicas de carácter local, no se toman medidas urgentes para mitigar este impacto económico.

Son insuficientes e ineficaces para dicho objetivo, los aplazamientos y demoras, por lo que solicitamos como medidas reales y efectivas las supresiones de impuestos o como mal menor las reducciones de los mismos.

Desde la Federación de Empresarios de La Palma (FEDEPALMA) solicitan:

Exención del IBI correspondiente al 2020 de los locales comerciales y empresariales.
Supresión o reducción del 90% en la factura de agua-alcantarillado y basura, siendo la misma una gran ayuda a nuestro tejido comercial, ya que durante todo este periodo improductivo no ha habido prácticamente ningún uso de estos servicios.

Que el prorrateo en la aplicación de las tarifas no fuera de trimestres naturales, sino mensual o incluso semanal. Se aplicaría, no solo a los locales cerrados, sino también en el caso de una reducción de la actividad del 50%.

Después de la reapertura, no cabe duda que la asistencia a los negocios, locales comerciales, hostelería, restaurantes, etc. también variará y la misma se estima que va a ser escasa y con unas limitaciones de distancia de seguridad que reducirán el aforo de los locales y como consecuencia la afluencia de clientes. Es por lo que consideran que se debería llevar a cabo, como mínimo, una rebaja del 60% de la tarifa oficial hasta que se alcance un ritmo normal de las actividades.

“Para evitar el drama social, hay que sacar la situación económica adelante. El drama actual es evidentemente sanitario, pero el drama consecutivo va a ser económico.”

Si como realmente trasladan desde sus respectivos consistorios a la opinión pública, “SALIR DE ESTA ES COSA DE TODOS”, desde la Federación de Empresarios de La Palma (FEDEPALMA), respaldan y confían en ese discurso y les invitan a que, de forma urgente, apliquen las medidas propuestas, en todos los Ayuntamientos de la isla.